Maria Milagros, un bebé abandonado a las puertas de una Iglesia

Querida Maria Milagros, he sentido la necesidad de escribirte unas líneas aunque no las puedas leer porque sólo tienes unos cuantos días de vida. De hecho, no sé si las leerás algún día, porque igual querrán protegerte del motivo principal por el que has sido noticia. Te abandonaron hecha un bultito a las puertas de un salón parroquial, de aquí a que tengas juicio de razón los psicólogos habrán cambiado varias veces de opinión. Unos dirán que es bueno para tu desarrollo que lo sepas, otros dirán que mejor será que lo desconozcas para evitarte el trauma del abandono. En cualquier caso, siendo lo más importante, dónde comienza tu historia, es de lo de menos.

Yo estoy preocupada porque en unos años la tecnología permitirá que vuelvas a escuchar o leer la radio y los digitales del 1 ó 2 de febrero de 2018, e imagino que no te va a gustar lo que vas a encontrarte. Se juzga sin ninguna delicadeza a tu madre, su situación (¡qué barbaridad!, ¡qué horror!, ¡qué indignación!, ¡qué ignorancia!…) lo firman hombres y mujeres, no creas, opinar sin pasar por el tamiz de los sentimientos es el deporte nacional. Sólo sabemos que es paraguaya, y que tiene 21 años. Sí,  aquí en este 2018 los jóvenes como tu madre tienen cuenta de una cosa que se llama Instagram, están en Facebook, son los más conectados de la Historia de la Humanidad pero no son los más informados.

Sí,  aquí en este 2018 los jóvenes como tu madre tienen cuenta de una cosa que se llama Instagram, están en Facebook, pero no son los más informados.

La mujer que te recogió asegura que en ese paquetito donde te metió había amor, porque se preocupó de abrigarte y de dejar una nota para que todos supiéramos que se había obrado el milagro y por eso había decidido llamarte María Milagros. Te puso el nombre de tus circunstancia, pero también el de la Virgen, quizás pensando que ella te protegería. Muchos se están ocupando de juzgarla sin conocer las circunstancias que han pesado sobre sus hombros para hacer este ejercicio “poco humano”. Ya, es lógico que enarques tus cejas, yo pensé lo mismo.

mom-2208928_1920

En España es delito abandonar a un menor y tu madre se tiene que enfrentar a los jueces y hasta a penas de cárcel. Y lo que quería era tu bien y salir corriendo. Lo cual denota un desconocimiento total de lo que hacía, una falta tremenda de información, de madurez, pero no podemos decir que de sentimientos. ¿Quiénes somos nosotros para juzgarla moralmente? Ella pensó que te dejaba en el mejor de los sitios y que seguramente era lo mejor para ti. No sabemos qué la empujó a dejarte, pero sí sabemos que tuvo la valentía de tenerte. Otras criaturas no llegan ni a nacer cuando su madre se encuentra en las mismas circunstancias en las que seguramente se encontró la tuya. Pero claro, hecho el delito, a por la pena. 

No sabemos qué la empujó a dejarte, pero sí sabemos que tuvo la valentía de tenerte.

Es muy difícil tener acceso a ella, porque igual que la justicia la juzgará tiene el deber de protegerla, y no sé si sabremos su historia que es la tuya. Si se hubiera dejado entrevistar para uno de mis reportajes, la hubiera mirado a los ojos para que me contara su historia. Cómo era su vida en Paraguay, qué la llevó a salir de allí, y cómo era su vida en Madrid. Seguro que ahí descubrimos muchas de las razones que la han llevado a separarse de ti. ¿Hubo una familia con amor, con valores, con principios? Algo hubo, estoy segura. Tuvo miedo ¿pero a qué?. Le preguntaría, ¿fue tu hija fruto del amor?. ¿Te dejó él y te sentiste sola, asustada y abandonada?. ¿Tenías planes por cumplir y se rompieron?…. Lo que me da pena es que se enfrentara a la maternidad desde la soledad, que nadie la escuchara con cariño para que no se sintiera sola. ¿No había nadie en su entorno para apoyarla? ¿Dónde está la red humana de otro tiempo? Si tu madre hubiera conocido el 112, no tendría delito pendiente, no podía criarte pero quería lo mejor para ti,  de eso no me queda duda, ella sintió que no sería una buena madre. ¡Qué pena que no se topara con la buena gente de la Fundación Madrina!

Sólo te pido María Milagros, que si te enteras de tu historia nunca la juzgues, que la comprendas como mujer y que te comprometas como ser humano para que esto no vuelva a pasar. Porque lo tuyo ha sido un milagro, un milagro con nombre de mujer.

fotos Pixabay


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s