Adolescentes y alcohol: la botella de ron que mató a Laura

Noche de Halloween. Un grupo de chavales pone 10 euros para comprar bebidas en el chino. Es lo que hacen cada fin de semana. Siempre un mayor es quien compra las botellas porque Laura tiene cara de lo que es, una niña. Se van al descampado de siempre, a ese en el que no hay ni luz para que la policía y sus padres no sepan que pasan la tarde consumiendo alcohol. A palo seco sin bocadillo de jamón o chocolate propio de estas edades. Hoy como otras veces han empezado por los chupitos de vodka. El alcohol les da alas, hablan, se animan, la euforia y la desinhibición les hace sentirse genial, en un momento dado Laura se enfada agarra la botella de Cacique y se aparta. Se la bebe entera. A los pocos minutos está tirada en el suelo. Los demás creen que están ante una bolinga de campeonato y la dejan durante cuarenta minutos tirada en el suelo. Minutos que si ellos supieran, son importantísimo para salvarle la vida. Le trasladan en el carrito del Mercadano que  utilizan como botellero al centro de salud. Laura entra en coma y muere al día siguiente en el Doce Octubre. Tenía 12 años.

La historia de Laura se repite cada fin de semana en miles de ciudades españolas, con cientos de miles de chavales como protagonistas. Muchos tienen más suerte a corto plazo y no mueren. A largo plazo no tiene suerte ninguno.

Según Lucía Galán de Lucía mi pediatra, “las dosis tóxicas en un adolescente, en un niño, se alcanzan antes que en los adultos llegando a provocar hipoglucemia sin que los demás se den cuenta, hipotensión, hipotermia y pérdida de la consciencia. Cuanto menor son, menos peso, mayores consecuencias.” Lucía asegura que nunca ha atendido en su consulta a niños tan pequeños con problemas de alcoholismo, pero “en las guardias sí es habitual atender a chavales que llegan con intoxicación etílica, es la primera causa de atención de urgencias en gente joven”

Los padres a veces quitan importancia cuando se enfrentan con una llamada desde el Centro de Salud. Es una borrachera, ¿quién no la ha tenido alguna vez? Pablo es terapeuta de Proyecto Hombre, trata habitualmente a familias y adolescentes con problemas de adicción “No se debe justificar y menos quitar hierro, la permisividad social con el alcohol es un error. A nosotros nos llegan chavales con adicciones al cannabis a otras drogas y lo que subyace es un gran adicción al alcohol, y esa adicción no va  nunca sola”.

party-1173651_1920.jpg

Lucía Mi pediatra asegura “un niño no debería tomar ni un miligramo de alcohol, su cerebro está en pleno desarrollo madurativo, los efectos son brutales, tendrán pérdidas de memoria les generará trastornos violentos y problemas de crecimiento. Estos chicos y chicas serán alcohólicos en el futuro con toda probabilidad, no vale eso de yo solo me tomo un par de copas. Las consecuencias pueden ser dramáticas como vemos”.

¿Qué hacemos los padres cuando detectamos que nuestro hijo/a bebe?

Pablo es psicólogo  en Proyecto Hombre y sabe bien de lo que habla. “Les tenemos que transmitir claramente de una manera taxativa que no estamos de acuerdo y que no vamos a permitir que ellos beban, siendo claros en el mensaje, comunicación fluid.  Sin invadir su intimidad pero en esa edad debemos saber con quién salen, quienes son los amigos, esto genera un factor de protección” Asegura que “con doce años no podemos ver normal que beban alcohol y hay que ponerles unos límites

La edad de inicio con el alcohol se sitúa en los trece años. En el último informe de Proyecto Hombre, tres de cada diez chavales había manifestado haberse emborrachado durante el último mes. “Hay que comunicarse con los hijos, hablar mucho de este tema, los padres tenemos que dar por hecho que esto está ocurriendo, no llevarnos las manos a la cabeza, ser conscientes que el alcohol está ahí y se lo están ofreciendo y como padres intentar empoderarles para que puedan gestionar las situaciones en las que tengan que rechazarlo, decir que no sin que haya un rechazo por el grupo.”

Los daños colaterales del alcohol son brutales. Son chavales propensos a las enfermedades mentales, a la depresión y cuando el alcohol y el coche se cruce en su camino las consecuencias pueden ser terribles.botellon.jpg

No podemos juzgar a los padres de Laura. No podemos crear estereotipos porque quizás ellos nunca tuvieron oportunidad de leer indicaciones como estas. Lo que podemos es intentar que nuestros hijos no caigan en el botellón. Y sobretodo que sepan qué hacer cuando se encuentran con un coma etílico de un amigo y puedan salvarle la vida. Los amigos de Laura no lo sabían.

¿Qué hacer ante un coma etílico?

Felix de Paz es Jefe de Guardia del SUMMA 112 en la Comunidad de Madrid y te explica cómo actuar:

1-Lo primero ante la sospecha de intoxicación llama al 112, cuéntales sin miedo lo que pasa porque puedes salvar la vida de tu amigo/a

2-Túmbale de lado, si se pierde la consciencia la persona vomitará y puede ahogarse si la postura no es correcta.

3.Tápale, de las primeras cosas que se pierde es temperatura y puede entrar en hipotermia

4-Facilita la respiración, desabrocha todo lo que puede oprimir a la persona

5-Intenta hablar que no se duerma que responda a tus estímulos, si la pellizcas y no reacciona estás ante un caso de coma etílico.

6-No darle a beber ni café, ni agua con sal para provocarle el vómito esto es un error muy extendido.

7-No siempre es aconsejable trasladar a la persona, por eso desde el 112 te darán las indicaciones necesarias si las cosas se complican, ellos te recomendarán si es necesario moverle.

Actuar rápido puede salvarle la vida.

El responsable del SUMMA asegura que los fines de semana son habituales las intoxicaciones etílicas pero la mayoría son leves. El caso de la niña de San Martín de la Vega dicen, es excepcional.

Es necesario un ocio juvenil alternativo. Estar en la calle, en los parques sin hacer nada dicen los expertos que te llevan de una cosa a otra. El deporte siempre es una gran alternativa.

El alcohol es  barato y de fácil acceso y si no hay una intervención rápida de padres, educadores y administración corremos el riesgo de perder a una generación. Es verdad que en muchas casas los hijos no ven cenar con vino, tomar cerveza o celebrar algo con una copa. Ahí cada uno ha de gestionar esto de manera personal. Si tus hijos normalizan la ingesta de alcohol porque tú lo haces, darles una explicación es más complicado. Pero hacerles ver que la edad para beber alcohol no puede empezar a los doce años y que en adultos es necesario un consumo responsable será fundamental para ellos. Tú siempre serás su mejor ejemplo.

baby-623417_1920.jpg

¿Cuál es tu experiencia? ¿Has pasado por esta situación?¿Cómo lo has gestionado? Compártelo con nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s