El primer campamento y la sensación del nido vacío

La primera vez que te separaste de tus hijos seguro que la tienes grabada a fuego. Normalmente si eres tú quien se ha marchado por motivos de trabajo o por necesidad vital, el sentimiento de remordimiento te persigue las primeras horas del viaje. Después se va mitigando porque además estas segur@ de que están en buenas manos. Hay momentos que parece que te falta algo, incluso te da un vuelco el corazón cuando te das cuenta que no están a tu lado, y piensas “¡ay! los he perdido”. Después, si ese viaje es en pareja, lo normal es que haya momentos que se te olvide hasta que tienes hijos y la punzada viene precisamente porque piensas qué malamadre que aquí con el buenpadre hemos tenido unas horas para pensar sólo en  nosotros.

Pero cuando son ellos los que se van de casa, ¡madre mía que sensación más rara!. La primera vez que dejas de controlar lo que hacen. Sí, sabes con quien están, seguramente en las mejores manos, pero no sabes lo que están haciendo en ese momento. Si se van de campamento es porque ya tienen una edad con autonomía pero siempre te parecerá que no son lo suficientemente mayores como para estar sin ti, sin padre ni madre: ponerse la crema de sol, lavarse las manos, hacer caca con regularidad, comer lo que deben, vestirse para no pasar frío….y la lista no termina. Ese agobio es humano pero la verdad es que por experiencia, sabes que no te lleva a ningún sitio.  Entrar en la habitación y ver que no están por la noche cuando te vas a acostar…Ser una dramamadre no te lleva a ningún sitio, lo sabes pero….

328d2c5ae95d3c0aeac80f105f85a6e5

Yo recuerdo la primera vez que MIss S se marchó de campamento quince días. Nuestra casa parecía que estaba de duelo. La pequeña echaba de menos a su hermana y no paraba de repetir el mantra “¿cuándo vuelve?” “si S estuviera aquí…”. Pero es que Mister B y yo estábamos igual de pluf eso sí intentando disimular. La noche que sabía que iba a dormir al raso no pegué ojo. Mi hija durmiendo a la intemperie. Luego me reconoció que ha sido la mejor experiencia de su vida, abrir los ojos y ver millones de estrellas y despertarte al amanecer viendo levantarse el sol. Y yo…yo no era persona al día siguiente. Este año la mandaré un mensaje cifrado mental de esos que las madres sabemos enviar: “disfruta cariño, porque será inolvidable”

sunset-214576_1280
Miss S dice que su puesta de sol era mucho más bonita, pero como no llevan cámara no queda más que registrado en su memoria ¡y eso me encanta!

El año pasado se marcharon las dos a la vez y aquello fue un drama camuflado de “qué bien mis chicas se van a pasarlo bien”. Hay padres que están deseando separarse de los peques, pero no es nuestro caso. Nuestras hijas van de campamento porque ellas quieren, nosotros no las obligamos y porque creo que van a estar muy bien, que va a suponer un aprendizaje de crecimiento en compañerismo, en autonomía y es verdad que se nota, vienen mucho mejor de lo que se van.

Lo que quiero decir es que se aprende a vivir sin ellos por una temporada, pero no sirve de nada vivirlo con congoja. La postura ideal es la confianza en que todo va a salir genial. Tampoco pretendas que te cuenten todo lo que han hecho el primer día que vuelven. Lo normal es que estén todas las vacaciones recordando pasajes que han vivido. No les fuerces porque ya verás como vienen solos a contarte cosas. Cuanto más mayores son, sobretodo adolescentes, les vas a tener que sacar las cosas con sacacorchos porque además ya hay ciertas situaciones que no te van a querer contar porque piensan, sin ser malas, que ocultándolas y compartiéndolas sólo con sus amigos y amigas les confieren un estatus de persona mayor. A un adolescente le preguntas “Qués ha hecho cariño?” y lo más probable es que te conteste “nada”. “¿Con quien has estado mi amor?” y te dirá “Con nadie”. en fin que te será muy difícil hacerte una idea de como ha empleado su tiempo esos días. Pero seguro que de la forma más natural te irá contando situaciones que se le vengan a la mente cuando recupere la voz y las horas de sueño perdidas.

nature-977235_1280

Sí, es durito como padres pero también es enriquecedor para ellos. Elige el campamento que mejor se adapte a lo que les gusta. Un campamento de idiomas, de su deporte favorito, el campamento de la parroquia de tu barrio, pregúntales primero y toma la decisión con ellos porque lo más importante no es lo que tú quieras que hagan sino lo que ellos quieren hacer para que sea una etapa inolvidable y el año que viene quieran repetir.

¿Cómo lo vives tú cada vez que se van de campamento? Cuéntanos tu experiencia

#Foto habitación Pinterest

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s