Alimentar la ilusión

Esta noche siempre ha sido mágica. Los Reyes son magos. Hoy en la radio escuchaba emocionada el testimonio de muchos mayores de 80 y 70 años que contaban como cada noche del día 5 esperaban con ilusión algo en los zapatos. Una señora contaba que cada año se encontraba una naranja en su zapato lustrado a conciencia. ¡Una naranja! La mujer lloraba recordándolo como homenaje a su madre y a sus esfuerzos. Pues se me saltaban las lágrimas, de verdad.IMG_3867

Soy de una generación que no ha pasado apuros afortunadamente. Y mis hijas tampoco. Otros muchos no pueden decir lo mismo. Cada año muchas ONG reparten regalos para que todos los niños tengan un juguete  con el que jugar mañana al levantarse. Está claro que el grado de ilusión es directamente proporcional a nuestro estilo de vida. Hay niños que se reirían si les contáramos lo de la naranja, porque probablemente no es ni mucho menos lo que esperan. La mayoría tienen para hacer una juguetería en sus habitaciones.

Una psicólogo me contaba para un reportaje que está comprobado que no es más feliz el niño que más tiene, la felicidad es un estado al que se llega por las emociones de todo tipo y nunca por lo material.

Hoy Miss V está muy nerviosa. Ha limpiado su habitación para hacer hueco a lo que venga. Vive con ilusión la llegada de los Reyes esta noche. Los saludará en la cabalgata y oye, es que siempre tienen un guiño y un beso para ella. Esa ilusión será eterna porque formará parte de su recuerdo. Una ilusión que yo guardo también en mi corazón, como ya os he contado con olor a roscón. Los mayores somos los guardianes de la ilusión, da igual el tamaño o la forma del regalo, es el amor de la elección, la anécdota que lo rodea, el esfuerzo para conseguirlo, sólo por un rato. Por una cara especial que ilumine esa ilusión y que perdure como la naranja. Miss S ya ayuda en el carro de la ilusión y Mister B le encanta esperar hasta el último momento para darle emoción a la noche. Miss S se muere de vergüenza sólo de pensar en que puedas ver estas fotos, el pavo a los trece se manifiesta así, qué le vamos a hacer.DSC02801.JPG

Si tus hijos tienen  como Miss V entre los nueve y los diez años en unos días vendrán con la pregunta que les hace vivir en una especie de contradicción de la que se ven obligados a salir, pero en el fondo no quieren. Yo la estoy esperando en cuanto pasen los Reyes. Hace unos meses la hubo y la dijimos, “¿Y tú que crees?” entornó los ojos y dijo “Que es mentira, que los  Reyes existen” Y claro que existen, siempre existen en nuestro corazón, siempre. Hay gente que no cree en el amor y el amor existe, hay gente que no cree en Dios, y EL está ahí. Lo fácil y menos engorroso hubiera sido reconocerlo, pero a unos meses del día más emocionante del año, no. Me niego. Todo por mantener la ilusión, la llama que nos permite ser niños, mayores pero niños, al menos una vez al año. Esto es lo que mantendrá la tradición, da igual lo que polemicen con cabalgatas de uno o de otro color. Da igual con qué se instrumentalice porque lo que cuentan hoy son unos ojos pendientes muy pendientes de que la ilusión no se desmorone.

¿Has sido buen@?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s