Voluntarios en el Banco de Alimentos

Inculcar la necesidad de ayudar a los demás es uno de los valores que más deberíamos perseguir cuando educamos a nuestros hijos. Estos días se ha celebrado la GRan Recogida del Banco de Alimentos y hemos ido toda la familia a colaborar. Poco ha sido, pero por algo se empieza a enseñarles.

La solidaridad entendida como una parte más de nuestra vida alcanza cotas altas si desde muy pequeños lo estamos viviendo como algo normal. Cada uno encontrará una ONG, asociación o entidad con la que se sienta identificado. Mi abuela Carmen siempre dice que lo que más le ha gustado en la vida es sentar a una mesa a mucha gente y darles de comer, y si tienen hambre, mejor. Eso, simplificando mucho, es lo que hace el Banco de alimentos. Es una organización que lleva dando de comer a mucha gente en toda España y que ha logrado convertirse en un referente para todos los que ayudan. Ayudan a ayudar, de una manera gracias a la cual España no se ha desmoronado por la crisis económica. Recogen alimentos de empresas y particulares. Muchas marcas les hacen donaciones de comida, tienen acuerdos con agricultores que en vez de dejar en sus campos que se pudran las naranjas las recogen para donarlas aunque sólo sea por la desgravación fiscal. Pero ¡qué bien vienen! Porque además de productos que no se estropean como la harina, el azúcar o las legumbres pueden poner en la mesa de muchos comedores sociales una comida saludable.

Este último fin de semana de noviembre ha tenido lugar la Gran Recogida, seguro que has dejado alguna bolsa en tu super cuando has ido a hacer la compra. Todos esos alimentos van a los grandes almacenes que el Banco tienen en toda España. Nosotros elegimos el central de Madrid para echar una mano porque ahora hay que poner el aceite con el aceite, el azúcar con el azúcar, la pasta, las legumbres, los productos infantiles. De un paquete de lentejas salen diez platos de comida. En este almacén reparten ochenta mil kilos cada día a casi 700 entidades benéficas gracias a las que comen más de 160 mil personas solo en Madrid.

DSC_1637

Cuando voy  a hacer los reportajes para la radio a los lugares con más dificultades siempre me cuentan lo mismo. Recibimos comida del Banco de Alimentos. En comedores de religiosas como Cachito de cielo, en el hogar de Cáritas para sin techo en Aranjuez, en el piso de presos, en la asociación para mujeres africanas…en tantos y tantos sitios en los que hace falta y sí, ahí están. Por eso yo quería que mis hijas vieran como funcionan, dónde va la Operación kilo, dónde van los esfuerzos de tantos y tantos españoles, y por eso quisimos que vieran y sobre todo que hicieran lo que tantos voluntarios hacen cada día. Porque  el Banco de Alimentos funciona gracias a los voluntarios que trabajan para que funcione como un reloj suizo. Nos encontramos allí con Javi Nieves que también quería que uno de sus hijos lo comprobara de primera mano.

Miss S: Me lo he pasado genial, la verdad es que estás haciendo algo que sabes que es para los demás, es un trabajo mecánico pero que ves como se llenan y llenan las cajas. El año que viene quiero estar en tu super todo el día, eso sí que mérito tienen los voluntarios algunos muy mayores y están trabajando a tope, yo después estaba cansadísima.

Miss V: A mi primero me pusieron a guardar cosas, clasificarlas como si fuera un supermercado y eso es divertido, no me gustó mucho cuando me pusieron a doblar bolsas, me parecía absurdo, pero luego mi madre me explicó que hasta cualquier pequeño detalle en una cadena de ayuda tiene sentido.

Esa es su experiencia y me alegro. Había varias teles grabando reportajes, una de ellas era alemana y nos entrevistaron. El presentador me preguntó: “¿Pero por qué haces esto tu sábado libre y además con toda la familia? Esto lo debería hacer el gobierno”. En fin, me sentí muy orgullosa de decirle a este colega berlinés que no entendía nada, que si España se caracteriza por algo es por la solidaridad.

Hace unos días haciendo un reportaje que se emitirá próximamente sobre un programa muy interesante con una fundación que se llama Junior Achievmen,t me contaban en una importante aseguradora que lo que más valoran a la hora de seleccionar a los candidatos no es solo su currículum académico, sino también el personal. Valoran mucho que los chavales sean comprometidos que hagan labores de voluntariado. Esas generaciones son las que interesan a las empresas, necesitamos un mundo mejor y jóvenes comprometidos.

¿Tú eres voluntario? ¿A quién dedicas tu tiempo? Deja aquí tu comentario para animar a los demás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s