Empiezan los exámenes: Cómo estudiar con tus hijos

Los chavales empiezan ya los exámenes de la primera evaluación. Depende mucho de las edades el cómo se vive  esta época en casa. En el último ciclo de Primaria y en la ESO la casa se llena de más o menos tensión dependiendo de cómo lo afronte calaura-oton-on-lifeda niñ@. Según pasan los años te das cuenta que ya los fines de semana, en época de exámenes, hay que rebajar las actividades porque siempre surge “Jo yo no voy que tengo que estudiar”. Yo he notado el cambio más importante siempre que han empezado con quinto de Primaria. Ahí se ve que aprietan las tuercas y ya no vale el estar pendiente en clase solamente, hay que hacer un trabajo en casa muy importante. Por eso es muy aconsejable a los que tenéis hijos más pequeños que les creéis un hábito de estudio. Una mesa y un lugar especial para hacer los deberes cada día a la misma hora, una mesa sin tele, tablet, teléfono, sin distracciones. En muchos colegios los deberes son algo habitual y brutal, y otros optan porque no lleven deberes a casa. Recuerda cuando alguna vez has estado trabajando ocho horas y además después te has llevado trabajo a casa, echas las cuentas y ¡has estado doce horas sin parar! ¿A que no te gusta? Pues imagínate a uno de ocho, nueve o doce años. Es lo que está pasando.

Yo no soy experta en educación pero siempre he actuado desde la coherencia porque en el fondo una vida profesional bien llevada es el reflejo de una vida escolar con éxito. Es decir que se puede aplicar lo que te funciona. Para mí es muy importante no transmitirles agobios.Hay madres que parece que hij@ está sacándose el MIR y sólo tiene 9 años.  Los padres normalmente volcamos lo que sentimos y lo que pensamos sin filtro. Si el niño va mal, no le ayudas diciéndoselo porque al final va a quedarse con que no puede. Al revés, de manera relajada con confianza has de decirle que puede, que si le cuesta ahí están papá y mamá para ayudarle, y que lo va  a sacar fenomenal. Aunque quizás luego las expectativas se trunquen, pero lo ha intentado.

Planificarse la tarde es importante. Por eso tampoco es bueno abusar de muchos días de extraescolares porque le van a dar las once de la noche estudiando. Lo ideal es hacer algún deporte que le permita evadirse, y aunque tenga que estudiar, valorar que para su mente funciones su cuerpo debe estar activo. Los neurólogos recomiendan que el deporte esté en el ocio de los niños para que pueda rentabilizar su capacidad de aprendizaje.

Con Miss S solemos planificar las tardes de estudio en función de las fechas de los exámenes. Esto le ayuda a optimizar el tiempo y a organizarse, espero que con esta práctica con horarios diarios pueda crear un hábito de planificación por ella misma. Todavía no lo puedo confirmar si funciona. Además este plan les da confianza. Es como planificar tu agenda diaria de trabajo sabiendo lo que te toca en cada momento.laura-oton-on-life

Los más pequeños no necesitan tanto este plan cerrado con horarios, pero sí hacerles ver que si no tienen deberes y han avanzado en materias, un rato de lectura para afianzar lo que han hecho en clase les va a venir muy bien.

Te cuento  cómo estudiamos para un examen en casa por si te sirve:

1- Empezamos leyendo el tema

2- Subraya las ideas más importantes

3- Hacemos un esquema porque está demostrado que visualmente puede ayudarnos a recordar a la vez que lo escribimos.

4- Con el esquema delante primero intentamos explicar la lección como si la estuviera escuchando alguien.

5- Sin el esquema repetimos en alto la lección para ver lo que nos sabemos, así hasta que demos con la mayor parte de los contenidos.

6-Intentamos escribir la lección para ver lo que nos sabemos.

7-Nos ponemos una especie de prueba o exámen con las preguntas que pueden caer y lo corregimos.
Esta dinámica necesita que tú se la expliques, que les enseñes y también que vayas testando qué le funciona y qué debes suprimir, porque yo siempre digo que cada niño es un mundo y los manuales no funcionan para todos igual.

Las casas en esta  época han de llenarse de paciencia del Santo Job, de amor y comprensión porque si no la convivencia es dura y se puede ver dañada. Repetirse “Señor dame paciencia que si me das fuerza lo mato” En esta época surgen pequeños conflictos entre hermanos, los mismos  que tú tienes con tus compañeros en el trabajo en época de estrés pero que no puedes verbalizar como quisieras con frases del tipo “Sal ahora mismo de mi habitación” ¿A qué te gustaría decírselo a más de un@?

Suerte.

¿Cuáles son tus trucos? Deja tu comentario y comparte con los demás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s