La vuelta al cole, los nervios, el material, el estuche de Milan…estamos todos

Esta semana hemos empezado el cole en todas las casas. Para algunos ha sido un alivio con el argumento de “son demasiados días de vacaciones”. Pero es verdad que si todos estuviéramos de vacaciones se haría quizás más llevadero, al final no queda más remedio que organizar nuestros horarios. Yo realmente preferiría que no tuvieran que ir al colegio ni yo a trabajar con horarios. Me encantaría que pudiéramos aprender de la vida, de los viajes, de las actividades, de las experiencias, de lo que nos hace crecer de verdad, pero….Para nuestro tipo de vida eso es imposible y queda reducido solo a los momentos de ocio.

De la vuelta al cole por muy mayores que sean me sigue emocionando sus nervios del primer día. Su forma de afrontar un nuevo reto. Porque para ellos cada curso es un nuevo paso, es entender que se hacen mayores y que se tienen que enfrentar a lo desconocido. Su nuevo curso es un nuevo mundo aunque no cambien de colegio. Siempre hay una nueva profesora, una nueva asignatura, un maestro desconocido, nuevos amigos…. Escúchales cada día su torrente de novedades, que te interese, que se sientan entendidos es muy importante. Y por su puesto guíales, necesitan pautas. Deja a tu jefe o tus problemas un momento aparcados y presta atención a sus novedades. 

Aquí os dejo el reportaje emitido en COPE, donde se recoge muy bien lo que se seguramente habéis vivido muchos estos días.

Escucha el reportaje aquí

vuelta al cole

Y lo del material ¿qué me decís? Miss S. siempre necesita algo pero Miss V. nunca necesita de nada. Me dijo que la mochila del año pasado estaba bien, y eso que era a su vez heredada de su hermana con la emoción que da sentirse que llevas algo de mayor. La noche anterior cuando la preparaba ví que estaba toda rota. ¡Dios mío! ¿Pero cómo vas a llevar esto? Ahí si que me sentí  #malamadre. Pues ella erre que erre que no le hacía falta una nueva. Y así fue, con su mochila usada y rota el primer día. Por la tarde me empeñé en que se comprara una nueva y fuimos a comprarla.  Pero para sorpresa miraba los precios y se quedó con la más barata que le encantaba. Me sentí orgullosa de ver su capacidad de discernir entre lo que realmente necesita y lo que no, y de saber apreciar las cosas no por su precio. El segundo día estrenó mochila. Claro que el tercero viene diciendo que tiene el estuche un poco guarrete y que ha visto uno que le encanta.

Ahí estaba la clave, seguramente en la clase era el estuche de moda, y eso son palabras mayores. El estuche vale dos veces y pico más que la mochila. Pero o tienes ese estuche o tu reputación quedará a la altura del betún. Con cara de carnero degollado sale de la papelería y yo me digo “y si esto nos causa un trauma”, “¿me lo recordará toda la vida?”….

La lección de entre-lo-caro-y-lo-barato-me-quedo-con-lo-útil-asequible la tiene aprendida. Sin embargo ha caído en las redes de la moda, si-lo-llevan-los-demás-yo-también-lo-quiero, y esa red sólo se supera con los años y la seguridad que dan. Y mira, nos quedan muchos años por delante para aprenderlo. Ahora tenemos el súper estuche Milan que sigue haciendo gomas que huelen tan bien que dan ganas de comérselas. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s